Rammstein – Du Hast (1997)

El ritmo es acelerado, casi marcial y nos golpea implacablemente, algo que es extrañamente disfrutable hasta para algunos que no gustan del metal.