Rammstein – Du Hast (1997)

El ritmo es acelerado, casi marcial y nos golpea implacablemente, algo que es extrañamente disfrutable hasta para algunos que no gustan del metal.

Steel Panther – If You Really, Really Love Me (2011)

Steel Panther puede que haya sido formada en son de broma, pero su música es genuinamente buena. Nos trajeron de vuelta un Glam Metal de primer orden dos décadas después del declive de este género.