Pink Floyd – Wish You Were Here (1975)

Wish You Were Here album
Wish You Were Here

Hay canciones que son conocidas por muchos, sabemos las historias detrás de ellas y escucharlas nos resulta siempre una experiencia agradablemente familiar. Ese es el caso con Wish You Were Here de Pink Floyd, una canción que con total seguridad puede ser catalogada como legendaria. Seguramente hemos oído el motivo por el cual fue escrita y la temática general de “ausencia” que tiene todo el álbum, que también se titula Wish You Were Here. El haber tenido que decir a Syd Barrett que no podía seguir siendo parte de Pink Floyd dejó una huella indeleble y dolorosa en los cuatro integrantes restantes de la agrupación. Todos esos sentimientos se volcaron en la composición de esta obra y fueron convertidos en música. El que Syd Barrett haya aparecido un día, sin previo aviso, en el estudio de grabación le agregó todavía más carga al ya nostálgico proceso de producción. Y por si fuera poco, ninguno de los miembros fue capaz de reconocerlo, pues su aspecto físico estaba transformado. También fue la última vez que lo vieron. Todo este bagaje emocional está presente en la canción, ese sentimentalismo palpita cada vez que la volvemos a escuchar y no pasa por nuestros oídos sin dejar su marca.

Syd Barrett
Syd Barrett

Wish You Were Here es prácticamente un himno y como tal, todos tenemos recuerdos que lo acompañan. Hacer un análisis objetivo de la canción es algo que se ha llevado a cabo incontables veces y no hace falta estudiarla para saber que es una legítima obra de arte. Lo más importante es el efecto que tiene en el oyente, pues habría que carecer de toda fibra sentimental y musical para no tener al menos alguna reacción a sus notas y palabras. Escucharla nos lleva a otro plano, sentimos cómo una corriente sónica nos mece con ternura y añoranza, el anhelo de estar de nuevo con ese ser ausente es palpable y la poesía con la que está tejida su letra nos estremece cada vez que la cantamos a coro.

Pink Floyd
Nick Mason, David Gilmour, Roger Waters y Richard Wright.

Hay creaciones que superan el motivo principal de su existencia y atraviesan su lugar de origen para abarcar la conciencia colectiva de quienes tienen la oportunidad de conocerlas. Esta canción logró fijarse en los recuerdos de sus oyentes, prolongando así su estadía y dándole un nuevo sentido a su razón de ser. Y con todo esto, cobró vida propia en cada uno de nosotros que hemos tenido la dicha de conocerla y apreciarla. Con los años también nos ha demostrado que es atemporal, a pesar de que fue creada hace más de 40 años, se sigue escuchando como una canción nueva, no envejece, más bien se añeja y el paso del tiempo ha logrado que cada vez nos suene mejor. Escuchar el riff de esa guitarra acústica con el que comienza puede hacernos sonreír, primero porque disfrutamos de una bellísima pieza, pero también porque sabemos que estamos al inicio de un viaje maravilloso, que a lo largo de sus 5 minutos y 40 segundos nos tomará de la mano y nos reconfortará.

Los genios responsables de esta belleza son Roger Waters, que escribió la letra e interpreta el bajo, David Gilmour en la voz y guitarra, Nick Mason en la batería y Richard Wright en los teclados. Y hasta podría mencionar a Syd Barrett, que con su partida inspiró el álbum.

Wish You Were Here por sí sola ya es una experiencia, pero tomarse el tiempo de escuchar el álbum en su totalidad hará que ese rato se torne sublime. Y sí, recomiendo que lo hagan, vale la pena.

Antonio Chico 2018

5 comentarios en “Pink Floyd – Wish You Were Here (1975)

  1. Una maravilla de tema, de esos que son conocidos y gustan incluso a los que no saben ni quienes son Pink Floyd. Aunque soy consciente que es prácticamente imposible acercarse al original, os dejo una versión del grupo español Los Coronas & Arizona Baby. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Estoy escuchando la versión que pusiste. Me hace pensar que sabían de antemano (como cualquier músico con dos dedos de frente) que es imposible igualar o superar la original. Por ende, decidieron hacer una versión muy diferente, que debo admitir que funciona, pero carece del efecto de la interpretada por Pink Floyd, algo que tomó por sorpresa a ningún oyente. Claro, decidieron hacerle frente a uno de los bastiones del rock, por lo que no sé si admirar más su coraje o su soltura al interpretarla. ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Christopher Cross – Sailing (1980) – Música y oxígeno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s